Pues a fe, señores míos ...

Coral

In Relatos on junio 29, 2011 at 7:21 pm

     Sólo hay una certeza verdadera del verbo tener en la vida de cada hombre: la muerte. Todo lo demás es irrelevante y fútil. No veo en ello nada trágico ni especial. Todos, afortunadamente, tenemos una muerte y es lo único cierto y consciente que tenemos. Lo importante es no tener que lamentar lo que ha dejado de hacerse en la vida. No me importa que mis seres queridos mueran, pero lamento profundamente cada muestra de cariño que se me ha quedado en el alma cuando esto sucede.
 
     Me he enterado estos días, y parece que con bastante tiempo de retraso, de la muerte de una antigua compañera, de una amiga, de una pasión. Si ha habido alguien en mi vida con quien mi alma haya pecado de racanería fue con Coral. Mi sempiterna estupidez y las circunstancias de nuestras vidas ni lo explican ni lo justifican pero son elementos ciertos de lo sucedido. Ahora ya no me entretendré en llantos inútiles, en lamentos póstumos o en elogios fúnebres. Ahora ya no merecen la pena.
 
     Escribió una vez Javier Mariscal: “Me acaban de llamar y me han dicho que Andy Warhol se ha muerto. En principio, me parece bien que la gente muera. Es algo que me hace pensar que este mundo funciona, y que tú mismo puedes morir en cualquier momento. Y esto es bueno”. Pero mejor aún es que suceda con la certeza de que has hecho lo imposible por hacer feliz a esa vida que acaba. Cuando no es así no sientes tanto la muerte como la desastrosa imperfección tuya. Como mi desastrosa imperfección.

Retour a l’ordre

In Filosofía (barata) on junio 12, 2011 at 10:23 pm

     En 1926 Jean Cocteau publicó un libro titulado Le rappel a l’ordre (Llamada al orden), a partir del cual se creó el concepto de “vuelta al orden” que consistía, esencialmente, en rechazar las formas extremas de vanguardia que habían proliferado antes de la I Guerra Mundial, adoptando enfoques más tradicionales. El cubismo, con su fragmentación de la realidad, fue rechazado incluso por sus inventores: Braque y Picasso. El futurismo, con su adoración de la máquina y su entusiasmo por la guerra, fue particularmente desacreditado. En cambio el clasicismo fue un factor importante en este retorno.
 
     “Después de la contienda, muchas situaciones vuelven a cambiar y se hace evidente la crisis de las denominadas vanguardias históricas. Los artistas buscan una nueva escala de valores que les lleve a una nueva visión de la realidad, que les mueva a una relectura de la Historia en general y de la historia del arte en particular. En este sentido, son claras las posturas de los creadores del cubismo –Picasso y Braque-, de los pintores metafísicos, de los novecentistas italianos, de los alemanes de las Nueva Objetividad y de los artistas del surrealismo. A lo largo de estos años asistimos a una recuperación de la figuración, que convive, hay que señalarlo, con la aún vigente práctica de la abstracción” (HUP 7, 157).
 
     Quede señalado que no me entusiasma demasiado la denominación del concepto mismo (más apropiado mi espíritu a un “contra el orden” que a un llamamiento a él); quede señalado que no me parece que fuera necesario ningún movimiento que rechazara las vanguardias artísticas de principios del siglo XX (con las que hay muchas cosas que me unen); y quede señalado, por último, que tampoco me parece que lo siguiente, es decir un “necesario” regreso a la figuración, fuese mejor que lo que había. Pero lo que me interesa aquí, como casi siempre, es un asunto colateral.
 
     A finales del siglo XX la revista “El Europeo” publicó un monográfico titulado “La vuelta al orden”. Una pléyade de ilustres filósofos, escritores, artistas, eruditos, plantean muchas cuestiones y muy pocas respuestas. Y, entre las faltas, se encuentra, precisamente, la definición de qué es una vuelta al orden y de a qué orden hay que volver. Es decir, la confusión es extrema, justo como en aquel momento tras la I Guerra Mundial (cada vez suceden más cosas que me recuerdan los inicios del siglo XX). Entonces, Gustav Hartlaub, el teórico que primero se ocupó de la “Nueva Objetividad” realizó, en el verano de 1925, una exposición en Mannheim y escribió el catálogo que la acompañaba. Ese breve escrito, que avanzó, en alemán, el nombre de la corriente artística (Neue Sachlichkeit), finaliza con este párrafo:
 

Que los artistas –desilusionados, sobrios, a menudo resignados a un punto de cinismo tras un momento de esperanza casi infinita y apocalíptica-, en medio de la catástrofe, han comenzado a reflexionar sobre qué es lo más inmediato, seguro y duradero: la verdad y el oficio

 
     “La verdad y el oficio”, la verdad y el saber hacer. Excelente conclusión. Tomen nota.
 
     Creo que estamos abocados a un futuro “micro”. Frente a la macroeconomía, los macroestados, las multinacionales, la mundialización … la revolución del futuro más inmediato pasará por los ámbitos personales y locales. Si hay que volver a algún orden que signifique cambiarlo todo, y no sea la eterna pantomima de El Gatopardo, en términos personales deberá volver a mandar la afectividad y los lazos parentales entendidos en un sentido amplio de comunitarios (o tribales), y en términos tribales habrá que reconstruir sociedades comunitarias pequeñas, autosuficientes, donde el poder omnímodo de los paradigmas de esta época (la comunicación y el mercado) sean más vulnerables, o menos efectivos, o donde, al menos, una lucha abierta contra ellos no signifique estar abocados a la destrucción total. En estos ámbitos “micro” la verdad y el saber hacer serán los motores.
 
     Por verdad entiendo lo que explica Ernst Cassirer al principio de su Antropología filosófica: una criatura del pensamiento dialéctico que no puede ser obtenida sino en la constante cooperación de los sujetos en una interrogación y réplica recíprocas. La verdad no es un objeto empírico… hay que entenderla como el producto de un acto social (CASSIRER, 11). Por saber hacer entiendo el conjunto de reglas, técnicas, procedimientos o comportamientos que benefician la relación y la cohesión social, con el objetivo de que el conjunto de la comunidad sea más feliz. Ambos conceptos, y todo lo que intento explicar, pueden resumirse en esta excepcional frase: “lo humano del hombre es desvivirse por el otro hombre”.
 
     Siguiendo con la metáfora artística, lo que propongo no es volver a la figuración, es ir un paso más atrás de la “revolución griega” (aunque las posiciones relativas y la línea de progreso sean indescifrables), es volver a la ausencia de perspectiva geométrica, es volver del revés la frase que tanto me gusta de T.B.L. Webster: volver a hacer hombres en lugar de imitarlos, volver a pintar, a esculpir y a construir al, por y para el hombre.
 
     Verdad y saber hacer. Han pasado pocas horas desde que se constituyó el nuevo gobierno municipal, reflejo de la voluntad de la tribu. Es, pues, un momento perfecto para avanzar por el camino, y con las claves, aquí señalado. Micro, cooperación, reciprocidad, actos sociales, cohesión, comunidad, felicidad, desvivirse por el otro, afectividad, reconstrucción comunitaria, autosuficiencia, menos comunicación y más información, menos mercado y más hombre, …

La égida y la mitología del PP

In Local (Gerena) on junio 6, 2011 at 12:48 pm

     En la mitología griega la égida (cuyo significado literal es = escudo de piel de cabra) representa una defensa mágica capaz de proteger de cualquier peligro. Es un atributo importante de dos de los dioses esenciales del panteón olímpico: el propio Zeus y su hija Palas Atenea, patrona (diríamos hoy) de la ciudad de Atenas. Su poder no deviene de sus características físicas, reales, porque siendo un escudo de piel no pueden ser muy especiales, sino de sus características psicológicas, imaginadas. Es la magia, la superstición, la que le otorga pues el inmenso poder de ahuyentar a los enemigos y proteger a los amigos.
 
     Así que el PP consigue elaborar unas listas locales en Gerena, se presenta a las elecciones del pasado 22 de mayo y logra un concejal que, a la postre, le arrebata la mayoría absoluta al Sr. Jacinto Pereira: dominus del PsoE de la localidad; personaje importante, al menos en su tiempo, en la ejecutiva provincial; vicepresidente de la Diputación de Sevilla (la más importante de Andalucía); miembro directivo del Corredor de la Plata; … Y, sin embargo, el Sr. Francisco López, candidato a la alcaldía y concejal electo del PP, pretende dejar que siga gobernando. ¿Pero, cuál es la explicación que, de momento al menos, aduce el candidato del PP a tamaña desventura? Pues una explicación mágica: dejar que gobierne la lista más votada. Es decir, el Sr. Francisco López irá a la sesión de investidura con su égida y pretenderá que ella le proteja de cualquier crítica y de cualquier necesidad de señalarse.
 
     No parece entender el Sr. Francisco López que haga lo que haga será determinante en la elección del próximo alcalde de Gerena. Si vota a favor de alguien será responsable de esa elección, pero si se abstiene será también responsable de la elección que se produzca. Así que, en realidad, puede cometer dos errores el mismo día, o sólo uno. El doble sería promover a Jacinto Pereira como alcalde escondido detrás de la égida. Si usted sabe que su abstención permitirá la elección del Sr. Jacinto Pereira al menos sea consecuente y vótelo. Es preferible, creo, que siendo las consecuencias las mismas lo que se haga se haga no por esconderse y por apelar a la magia, sino por dar la cara y apelar a la realidad. El pueblo, sus votantes, no le han elegido, seguro, para que se proteja, se esconda y no se defina, sino para que sea capaz de llevar las políticas que ellos quieren (que usted quiere) al gobierno del ayuntamiento. Puestos a dejar gobernar a un peso pesado del PsoE provincial (que ya sólo leerlo te hace tener muchas dudas) ¿no sería preferible, más honesto, hacerlo activamente y con convicción en haber llegado a unos acuerdos satisfactorios?
 
     Claro que apelar a la realidad, frente a la magia, y a un programa de gobierno le sitúa en una posición casi indefendible para permitir el gobierno del PsoE. El PP, el Sr. Francisco López, ha puesto el énfasis en realizar una auditoría interna, cuestión en la que coincide con IU e IPGE, pero ¿la permitirá Jacinto Pereira cuando sea alcalde con su abstención? No. El PP, el Sr. Francisco López, ha puesto el énfasis en la transparencia de la información, cuestión en la que coincide con IU e IPGE, pero ¿será Jacinto Pereira creíble en esta labor cuando sea alcalde con su abstención? No. El PP, el Sr. Francisco López, ha puesto el énfasis en el reparto justo del empleo, cuestión en la que coincide con IU e IPGE, pero ¿estará Jacinto Pereira preparado para este reparto cuando sea alcalde con su abstención? No. El PP, el Sr. Francisco López, ha puesto el énfasis en eliminar el cobro de los seis concejales liberados del PsoE, cuestión en la que coincide con IU e IPGE, pero ¿hará esto Jacinto Pereira cuando sea alcalde con su abstención? No… Entonces, ¿qué parte de las primeras aspiraciones del PP, del Sr. Francisco López, son las que puede cumplir el PsoE y Jacinto Pereira cuando éste gobierne gracias a la magia y la égida de aquél? En la práctica su intención inicial de no pactar con nadie le llevará a pactar (aunque sea detrás de la égida) con el partido que más enfrentado está a sus aspiraciones, en lugar de con aquellos con los que comparte cosas esenciales de inicio.
 
     Pero, es más, me consta que tanto IU como IPGE están dispuestos a hacer una cesión que sobrepasa incluso la lógica inmediata: que el Sr. Francisco López sea el próximo alcalde de Gerena. En lo que yo creo que es una interpretación correcta de los resultados electorales, que han eliminado la mayoría absoluta del PsoE, ambos partidos deducen que el conjunto de los electores no quiere que el Sr. Jacinto Pereira siga siendo su alcalde y están dispuestos a sacrificar sus legítimas aspiraciones a cambio de cumplir con esa interpretación (dicho sea entre paréntesis, excelente lección de desprendimiento personal y atención al interés colectivo). ¿Puede ser posible, creíble, que un candidato no se vote a sí mismo? ¿Para qué se ha presentado usted, Sr. Francisco López, como aspirante a la alcaldía de Gerena? ¿No era usted, como cabeza de lista, el elegido para gobernar el ayuntamiento si eso le era posible? Y entonces, ¿cómo va a explicar usted y su partido que siendo posible, por matemáticas electorales, renuncia a ello? Y ¿por qué renuncia? ¿Qué obtiene a cambio usted y sus votantes? ¿En qué le/s beneficia que, con su égida, sea elegido de nuevo Jacinto Pereira?
 
     Señalaba Locke en su libro Algunos pensamientos sobre la educación, escrito a finales del siglo XVII, que lo más importante es la capacidad de juzgar y criticar las opiniones, las costumbres y las supersticiones. Curioso es que a principios del siglo XXI un potencial alcalde se deje guiar por la magia, la superstición y la égida.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.