Pues a fe, señores míos ...

Archive for 19 julio 2010|Monthly archive page

La Biblia de Bertold Eugen (Brecht)

In Teatro on julio 19, 2010 at 10:17 pm

     El filólogo Miguel Sáenz señala a Bertolt Brecht como “el mayor creador teatral que ha habido después de (mejor: desde) Shakespeare” (MiguelSaenz, 11). No es extraño en un hombre que ha dedicado buena parte de su vida al estudio y traducción del autor alemán. Gracias a esta labor eterna y siempre mal agradecida disponemos en castellano, desde 2006, de la traducción de una obra muy especial: “La Biblia” (Die Bibel) firmada por un tal Bertold Eugen (BRECHTtc, 1783-1789).
 

     Se trata de un drama en un acto con sólo cuatro personajes y apenas tres hojas de lectura. Pero, considero que, puede ser calificada como una auténtica obra clásica, en el sentido amplio que Italo Calvino le da a este adjetivo. Las notas de Miguel Sáenz informan que, probablemente, ésta es la primera obra de teatro terminada por Brecht, y que la publicó en la revista escolar siendo alumno del Realgymnasium de Augsburgo, cuando aún no había cumplido los 16 años, en 1914. Y añade la siguiente anécdota: “En una entrevista de 1928, Brecht, al ser preguntado sobre cuál era el libro que más había influido en él, respondió: ‘se van a reír: la Biblia'” (MiguelSaenz, 1796).
     A este opúsculo lo adornan varias características muy destacables para mí:

  1. Es el primero de su autor, escrito, además, a la increíble edad de 15 años. No es fácil saber qué escribían los genios a los que admiramos cuando eran púberes, así que el valor de cualquier información en este sentido puede resultar único. El caso que nos ocupa no sólo está colmado de dignidad, sino que asombra la dimensión del planteamiento y la resolución de la escritura.
  2. Trata sobre la Biblia. Y comienza con una frase que nunca deja de enamorarme y a la que dediqué una entrada hace ya tiempo: “Díos mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. Confieso que cualquier escrito cuya base sea la Biblia, y más si empieza con este grito, me tiene ganado de antemano. Pero, ¿por qué titula un Brecht de 15 años “La Biblia” a una diminuta obra cuya relación con la trama es muy indirecta?. No vale que esté salpicada completamente de citas bíblicas, ni que puedan establecerse paralelos con algún relato bíblico (quizás Judit, por ejemplo), porque eso sería válido para miles de otras obras escritas a lo largo de los siglos. Creo que lo que intenta decirnos Brecht, y está en relación con la anécdota relatada, es que en La Biblia están todas las respuestas: las unas, y las otras; las que nos gustan, y las que nos disgustan; las que preferimos, y las que desdeñamos; …
  3. Plantea un problema moral eterno: la individualidad frente a la comunidad: sociedad, clan, estado, pueblo, … Aunque en un sentido algo diferente (la conciencia frente a las leyes), este problema ya fue propuesto por Sófocles, dos mil quinientos años atrás, con su inmortal “Antígona”. En este caso la disyuntiva se presenta así: la posibilidad de salvar muchas vidas de una ciudad sitiada, a cambio de la virtud de una sola joven que debe ser entregada al general invasor. Brecht salva a la chica y la ciudad es destruida, incluyendo en esta destrucción la muerte de la propia chica. Otra opción, famosísima, es la que representó Rodin en su genial obra “Los burgueses de Calais“.
  4. Es breve. Nunca está de más aprovechar a Gracíán, ya saben: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

     Acabo pues, una sabrosa lectura de sobremesa estival.

Modestamente … sobre la felicidad (y Benjamin Zander)

In Cultura on julio 2, 2010 at 6:45 pm

     El mes recién acabado se han cumplido dos años desde que echó a andar esta ciberbitácora. El tablero de WordPress contabiliza un total de 197 entradas, 170 publicadas y 27 borradores. A su vez el controlador de comentarios contabiliza 546. La bitácora ha recibido 67.209 visitas hasta el 30 de junio de 2010. Cuando me di cuenta hace unos días de que se iban a cumplir los dos años y, por curiosidad, repasé estos datos me llevé una alegría. Éste es un blog complicado, a veces demasiado complicado, que no tiene un contenido fijo, bien concretado y de interés para un colectivo específico, lo cual, con tiempo y esfuerzo, podría abrirle un hueco interesante en dicho colectivo para multiplicar sus visitas. No tiene una gran cadencia de publicación, en realidad, si quitamos los 6 primeros meses, la media sólo va un poco más allá de 4 entradas al mes y, curiosamente, en los seis cumplidos de este año esa media arroja la exigua cantidad de 2,33 entradas. Tampoco, ni mucho menos, tiene un volumen alto de comentarios, a excepción de entradas muy concretas. Estas dos últimas consideraciones son esenciales para aumentar el número de visitas: publicar mucho y tener muchos comentarios. Quiero decir con todo esto que el objetivo de esta ciberbitácora no era, ni por supuesto es, tener muchas visitas. Pero ni en el primer post donde expliqué brevísimamente las razones, ni en el editorial que acompaña siempre a la página principal he explicado cuál es la razón última que alumbra estas páginas, siendo en realidad muy fácil de explicitar y representando, además, una noción fundamental en mi forma de entender la vida: ser y hacer feliz. Y aquí enlaza el protagonista principal de la entrada: Benjamin Zander.
     No hace falta que insista en que escribir me hace muy feliz, pero me encanta pensar (no sólo me encanta, sino que me motiva y me excita) que, aquí al lado o dispersos por el mundo, otras muchas personas son felices encontrándose, casualmente o no, con estos escritos. Y mirando la lista de entradas más leídas quiero creer que es así. Las diez entradas con más visitas son:

    1. La Tumba I de Vergina. Pintura griega – 6.385
    Intercambiamos casi tantos golpes como ideas (Futurismo II) – 3.576
    Abstracción VI – 3.058
    De Knossos al Pantocrátor – 1.765
    El Teatro es Mérida – 1.727
    Un automóvil es más bello que la Victoria de Samotracia (Futurismo I) – 1.394
    Yo estoy a favor del aborto – 1.334
    Monumento al Holocausto (Berlín) – 1.280
    J.M.W. Turner & Impression – 1.131
    7. La Tumba I de Vergina. Iconografía – 1.024

     En efecto, excepto la séptima, todas las demás son sobre arte. Y hay otras interesantes que no están en esta lista. Por ejemplo la titulada El Universo de Sengai Gibon. Si tecleas en Google el nombre de este autor la primera entrada que aparece en castellano es ésta y sólo por detrás de la Wikipedia en inglés. O la titulada (1) Retratos de El Fayum. Introducción que ha sido colgada en una página de profesores del MEC. Los idiotas biliosos, como la “Patricia” del último comentario dejado en este blog, sólo verán aquí presunción, sin embargo el autor del penúltimo comentario (un opositor gallego), Benjamin Zander y yo vemos ojos brillantes y felicidad. Independientemente de las opiniones expresadas y del grado de acuerdo con ellas, a estos posts han llegado gentes buscando diversión y/o ayuda, y algunos de ellos al menos la han encontrado. Es para mí mucho más importante que cualquier crítica circunstancial sobre la actualidad, por mucho que algunas entradas acerca del Ayuntamiento sean las más leídas en Gerena.
     A este director de orquesta lo conocí hace algunos años a través del blog de un famosísimo jugador de baloncesto: Juan Manuel López Iturriaga. Muchos de ustedes, aunque no sean aficionados lo conocerán porque después de alcanzar su cima deportiva con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles ha sido presentador de programas televisivos, comentarista deportivo, escritor asiduo de El País y … empresario dedicado a la formación de líderes. Sobre este asunto colgó, en su blog de baloncesto, el vídeo que ahora les presento. También es posible que muchos de ustedes lo hayan visto porque no cesa de circular por la web (hace sólo unos días que lo he recibido de un amigo). Aunque el vídeo está colgado en YouTube, pertenece originalmente a una magnífica web que visito con alguna reincidencia y donde pueden encontrarse excelentes conferencias. Se llama TED. Ideas worth spreading (TED. Ideas que merece la pena difundir), y contiene muchos vídeos con charlas ofrecidas por grandes personas de las más diversas procedencias e intereses, bastantes de ellos están además subtitulados, con lo que pueden seguirse sin problemas.
     Bien, no hay ninguna excusa para no utilizar 20 minutos de tu vida en ver este vídeo. Es sencillamente genial. Como no quiero predisponer a nada ni a nadie, sólo les voy a advertir que estén atentos a la definición (en dos partes) de lo que es un verdadero líder, a la definición del éxito, y a la última reflexión sobre nuestro enorme poder para ser y hacer sobre la felicidad.
 

     Únicamente con cambiar la palabra “éxito” por la palabra “felicidad” yo firmaría, sin ninguna duda, todo el contenido. Firmarlo, no obstante, no es fácil, es una lucha constante en la que puedes estar empeñado toda tu vida, y cometer serias equivocaciones. Pero merece la pena intentarlo. Espero que les aproveche.