Pues a fe, señores míos ...

Archive for the ‘Los retratos de El Fayum’ Category

(1) Retratos de El Fayum. Introducción

In Los retratos de El Fayum on octubre 26, 2009 at 1:51 pm

     Intentaré una definición simple para comenzar. Se le llama “Retratos de El Fayum” a un corpus de pinturas, realizadas en Egipto, en su mayor parte sobre tabla, que representan rostros de seres humanos y se utilizaban para colocarlas sobre las momias de los muertos al ser enterradas entre los siglos I y IV. Creo que no se puede ser más conciso sin faltar a la verdad.

Artemidoro. Tercer cuarto siglo II d. de C. Encausto sobre tabla, 32 x 18 cm. Londres: The British Museum

Artemidoro (detalle). Tercer cuarto siglo II d. de C. Encausto sobre tabla, 32 x 18 cm. Londres: The British Museum

     Les presento, en la imagen superior, a Artemidoro, un ejemplo perfecto de la definición. Artemidoro es el nombre (o quizás el pseudónimo) de una persona real que vivió hacia el año 180 de nuestra era en las orillas del lago de El Fayum, al norte de Egipto. En algún momento de su vida se le hizo este retrato sobre una tabla de poco más de una cuarta y media de alto por poco menos de una cuarta de ancho. Cuando murió, su cuerpo fue momificado y vendado de acuerdo a las antiquísimas tradiciones egipcias y, además, se le modeló sobre el vendaje una especie de ataúd de cartón piedra estucado y pintado, e insertado aquí, en el espacio exacto que ocuparía la cabeza, se colocó el retrato. Así fue enterrado y así fue encontrado por Flinders Petrie a finales del siglo XIX.

de Artemidoro

Ataúd completo de Artemidoro

     Y así puede verlo hoy cualquiera que se acerque al Museo Británico. Como si el ataúd antropomorfo tuviese abierta una ventanita por la que Artemidoro nos saluda desde hace dos mil años. Ahora, con la breve definición y con la imagen podemos hacernos ya una idea bastante aproximada de lo que son los Retratos de El Fayum. Y ahora, por tanto, es cuando nos asaltan decenas de preguntas. Esto es lo que me pasó a mí, al menos, en el mismo momento en que vi el primero.

     Las dos más inmediatas deben referirse a la palabra corpus y al topónimo Fayum. El lema “corpus” está definido así en su segunda acepción “conjunto lo más extenso y ordenado posible” (DRAE), y entonces, la pregunta inmediata es: ¿cuántos retratos hay?. ¡Sorpréndanse!, según el último dato del que dispongo pasan de los 1.000 ejemplares. Por supuesto, no todos completos y no todos en buen estado de conservación, pero no deja de ser un número increíble que, por cierto, sigue aumentando.

Montaje con un grupo de "Retratos" todos ellos del Museo Petrie, de diferentes calidades, estilos y estados de conservación

Montaje con un grupo de retratos, todos ellos del Petrie Museum of Egyptian Archaeology de Londres. Pueden verse de diferentes calidades, estilos y estados de conservación.

     Lo de “retratos” es evidente, pero ¿qué quiere decir “de El Fayum?. El Fayum (hoy al-Fayyum, derivado de Pa-yom = el mar, nombre que se le dio durante el Imperio Nuevo) es una depresión natural en la que un brazo del Nilo formó un lago. Allí el arqueólogo inglés William Matthew Flinders Petrie encontró hacia el final de la década de los 80 del siglo XIX los primeros ejemplares excavados in situ. Los retratos se concían desde varios siglos antes, pero a través de ejemplares aislados y por medio de comerciantes locales de antiguedades o viajeros de los que se dudaba. Petrie fue el primero en encontrar en sus excavaciones un número significativo de estos restos y el primero en dedicarles atención, y lo hizo en yacimientos situados a las orillas del lago de El Fayum.

Egipto, el Nilo y El Fayum.

Egipto, el Nilo y El Fayum.

     Después se han ido encontrando a todo lo largo y ancho de la geografía del país y en muchísimos otros yacimientos arqueológicos, pero ya no se ha cambiado la denominación. Como señala uno de los estudiosos al respecto en su nota preliminar: “En las páginas que siguen utilizaré , como la mayoría de los autores la expresión “retratos de El Fayum” para designar el conjunto de retratos de momias pertenecientes al Egipto romano, aun cuando la región de El Fayum no es más que uno de los lugares donde se han encontrado tales retratos. Carente de valor científico, esta denominación posee, sin embargo, el derecho que el uso le confiere” (BAILLY, 7).

     Los retratos de El Fayum siempre me han emocionado. Ya he señalado varias veces (De Knossos al Pantocrátor, 1. La Tumba I de Vergina. Pintura Griega) que una de mis pasiones, en el arte, es la pintura antigua y, en este sentido, los retratos forman un apartado muy especial. Son excepcionales porque son los retratos más antiguos que conocemos y, junto con los murales de Pompeya, el único conjunto amplio de pinturas que podemos admirar. Son excepcionales por su maravillosa calidad artística intrínseca. Y son también excepcionales por su significación, al reunir elementos importantes de tres grandes culturas antiguas: la egipcia, la griega y la romana. Precisamente por ser egipcios, griegos y romanos, y por serlo a la vez, estos retratos han sido, durante mucho tiempo, mal entendidos y poco estudiados. Los eruditos de estras tres culturas siempre los han considerado extraños y han postergado su estudio, dejándolos para la competencia de otra disciplina. Y, sin embargo, esa comunión de culturas, esa imbricación perfecta de usos y formas de vida tan diferentes, es, hoy día, uno de los aspectos que los hacen más relevantes. En sucesivas entregas intentaré desentrañar su belleza y sus misterios.

Anuncios