Pues a fe, señores míos ...

Archive for 30 junio 2008|Monthly archive page

Ghosts

In Actualidad, Filosofía (barata) on junio 30, 2008 at 8:58 pm

“Los fantasmas descansaron anoche en Viena. Los fantasmas de los hombres de las camisas rojas, con el dolor del fracaso en sus ojos, los que llegaron a otras competiciones como ésta expectantes durante muchos años y partieron degradados y ridiculizados”

The Times 30/06/2008

     Me ha parecido muy digna esta primera frase con la que comienza el periodista de The Times su noticia sobre la victoria de España en la Eurocopa (Ghosts were laid to rest in Vienna last night). Más resaltable todavía por venir de un inglés, cuyos antepasados estuvieron durante muchísimo tiempo enfermizamente asustados por los fantasmas españoles de la Armada Invencible, como reconoce Thomas Hobbes en su magnífico Leviatán (la cita que tengo es indirecta, en EIIHH, 57).

     ¡Que importante es dejar sentados a los fantasmas!. Acabar con esa “oligarquía de la muerte que nos oprime” de la que habló Ortega y Gasset (OyGmed, 81). En el caso de unos deportistas de élite y en el de cualquier ciudadano que desee intentar la aventura de sentirse feliz. Esos fantasmas son siempre personales, así que cada uno debe luchar contra ellos individualmente. Y no debería haber un solo ser humano incapaz de vencerlos. Dejándolos descansar, tranquilos, una de las cosas más insignificantes que puede lograrse en esta vida es ganar un campeonato europeo de futbol.

Anuncios

Las banderas, pero menos

In Actualidad on junio 30, 2008 at 8:34 am

     Hace una semana publiqué una entrada que era parte de un pequeño relato sobre las banderas. Fue en previsión de que el equipo español de futbol pudiera ganar la Eurocopa y de que pasara, más o menos, esto. 

     En general, a los españoles, no nos gusta nuestro principal símbolo patrio. No es que salgamos perdiendo en su exposición con otras naciones más extremas en su uso (asombra ver las enormes banderas colgadas en las fachadas de la 5ª avenida), sino que la inmensa mayoría nos aventaja en su utilización. Muchas cosas malas debe haber simbolizado este símbolo para que los que, sin ningún género de dudas ni problemas, se sienten españoles presuman poco de él. 

     Puesto que todavía no se ha producido el fundido a blanco y negro del relato (en lo que a banderas se refiere), ayer era un momento idóneo para lucirlas al viento. Pero salieron poco. Se vieron banderas por la calle, pero menos. Es evidente que los símbolos cambian y sus significaciones tornan con el paso del tiempo y los acontecimientos. Ojalá que en futuras décadas los jóvenes se sientan más orgullosos de su bandera, significará que simboliza cosas buenas. Yo, ya, sólo seguiré esperando el fundido de todas. 

El Teatro es Mérida

In Arquitectura on junio 29, 2008 at 4:09 pm

     El próximo día 3 de julio se inaugura el 54 Festival de Teatro Clásico de Mérida poniendo en escena a Las Troyanas de Eurípides. 

 

Teatro Romano Mérida

 

     Pero en esta entrada no quiero hablar del festival, ni de Las Troyanas, ni de Eurípides, sino del recinto que acogerá dicha representación: del Teatro Romano de Mérida. Lo primero que se me ocurre al respecto es que, si no lo conocen, corran a visitarlo (y si les es posible hacerlo viendo una obra de teatro, de noche, no lo duden). Recuerdo haber leído que alguien dijo alguna vez que había que construir edificios que supieran envejecer, y, sin ningún tipo de duda, pensaba en la arquitectura clásica. El Teatro de Mérida, en su actual estado, es el mejor ejemplo que conozco. 

     Lo que hace a esta construcción absolutamente monumental es una composición casi perfecta entre lo que tiene (lo que se observa en pie tras su reconstrucción), y lo que le falta. No es que un teatro romano completo no sea una arquitectura asombrosa y bella, pero soy de los que piensan que el paso del tiempo, y la ruina, elevan esa belleza a la categoría de perfección.

     Para comprobar la diferencia se puede observar en la fotografía que sigue uno casi íntegro. El Teatro de Arausio, en la moderna ciudad de Orange, en el SE de Francia, Patrimonio de la Humanidad, y uno de los mejor conservados del mundo. 

 

Teatro Romano de Orange, Francia

 

     Sin duda, la imagen es espectacular. En comparación, al de Mérida le falta toda la summa cavea (parte superior de las gradas), las versurae (las moles de muro que unen las gradas con la escena) y, sobre todo, gran parte de la mampostería posterior a la scaenae frons (el frente de la escena). 

     Pero estas ausencias que el tiempo y la historia han dejado en su imagen, no hacen sino revalorizarlo. Le otorgan una espacialidad y una textura mucho más interesante que al impresionante ejemplo francés, le hacen parecer más vivo y, aunque pareciera contradicción, más auténtico, más real. Ese tiempo y esa historia han convertido una mole ingenieril en una leve piel, en un juego de transparencias, un velo de sugestiones, que realzan la elegancia de los fustes corintios y te permiten imaginar. El teatro de Orange es un conjunto completo y cerrado mientras el de Mérida lo es abierto y sugestivo. Allí sólo hay que disfrutar, aquí se puede disfrutar y volar a la vez. 

Las banderas

In Relatos on junio 23, 2008 at 5:37 pm

     Los tres colores de la bandera del Parlamento se disolvieron. Como suele ocurrir en estos casos, fue un ordenanza el primero en observar el suceso. Pero dado que el aguacero de la mañana había sido importante y la bandera se había cambiado hacía sólo un mes, tal era la costumbre para que ondease en todo su esplendor, no pareció ninguna amenaza y los comentarios acerca de la empresa arrendataria del servicio fueron crueles. No faltaron, eso sí, los artículos periodísticos, las columnas de opinión, las tertulias y los blogs que poetizaron sobre los símbolos, la nación, el gobierno y la esperanza, aunque todo aparentaba no más que una verde y sabrosa metáfora.

     Dejó de parecer una broma cuando, a los dos o tres días, empezó a notarse en diversos organismos oficiales, diseminados por todo el país, que sus banderas se estaban despintando. Y el clima era ahora de anticiclón profundo sin esperanza de aguas.

     Ciento setenta y cinco años después, recordamos por las lecturas que aquel suceso fue lento: no desaparecían los colores de inmediato sino pausadamente. Como hay miles de manuales, sociológicos, históricos, artísticos, filosóficos, políticos, … que explican y analizan detalladamente el devenir de los acontecimientos, no voy a profundizar en ellos y remitiré a una imprescindible bibliografía comentada al final. Resta por anotar que en el espacio de unos meses más, todos los colores de todas las banderas de todos los países del mundo habían desaparecido. Quedaban los mástiles y los paños llenos de manchas abstractas, ya cansados los gobiernos y los particulares de cambiar y cambiar banderas descoloridas por otras nuevas.

     Las consecuencias de aquel fundido a blanco y negro fueron, como siempre, insospechadas. 

 

Me… me

In Saludos on junio 22, 2008 at 4:05 pm

     Hasta hoy no sabía que existía una cosa que se llamaba así. Me ha hecho mucha gracia recibirlo y se lo agradezco a Acordeprometeo que me lo ha remitido. Gracias tocallo. Los requisitos del meme son los siguientes: enlazar a la persona que nos invita, enumerar seis cosas que nos hagan felices, hacer constar las reglas, elegir a seis personas que continúen con el desafío y avisarles con un comentario en su blog. Participo porque me parecen relevantes los mensajes positivos. Así que aquí van 6 de las pequeñas cosas que me hacen feliz, no necesariamente por este orden: 

 

  • Dormir (lo justo para estar descansado) 
  • Comer (lo suficiente para estar sano) 
  • Hacer el amor (lo necesario para estar cuerdo) 
  • Hablar (con quien sea y de lo que sea) 
  • Reirme (de todo lo posible, empezando por mí mismo) 
  • Estudiar (y ser capaz de transmitirlo a los demás) 

 

     Desde aquí invito a Jero, a Tierra próspera, a Los Caníbales, al CAB Gerena, a Álvaro y a Francisco Romero. Son absolutamente libres de hacer lo que les apetezca.