Pues a fe, señores míos ...

Abstracción VI

In Abstracción on agosto 27, 2008 at 9:20 am

“La expresión ‘arte abstracto’ se aplica a obras enteramente carentes de figuración (espacio real, objetos, paisajes, figuras de seres animados e incluso de formas geométricas si se representan como objetos reales con iluminación y perspectiva). Se trata de un arte que rechaza la copia o imitación de todo modelo exterior a la consciencia del pintor. Partiendo de este concepto, en un cuadro abstracto no puede haber referencia a algo independiente del cuadro mismo: figura humana, paisaje, mesa, fruta, etc. que son objetos definibles con palabras” 

(VICENS, 25) 

 

     La definición parte del verbo abstraer = “Separar por medio de una operación intelectual las cualidades de un objeto para considerarlas aisladamente o para considerar el mismo objeto en su pura esencia o noción” (DRAE). Y, aunque pueda parecer muy clara, de inmediato nos pone en innumerables aprietos. Para empezar parece evidente que hay diferentes grados de abstracción y no todos son iguales. Partiendo desde la mímesis = “En la estética clásica, imitación de la naturaleza que como finalidad esencial tiene el arte.” (DRAE), que es lo que se conoce como arte figurativo (es decir el que es representación o figura de otra cosa, el que representa cosas reales), hasta la abstracción total existe un largo camino. Por ejemplo una abstracción es la abstracción del color de la vida real. Como en el cuadro de Gauguin “El cristo amarillo”, donde la piel de Cristo no tiene el color de ninguna piel humana. 

 

 

     Otra abstracción es la abstracción del tamaño y del espacio. Como en el excepcional Tapiz de Bayeux, donde la proporción de hombres, edificios y barcos no tiene nada de real, y el espacio es absolutamente imaginario. 

 

 

     Otra abstracción puede ser la de la forma. Como en las impresionantes esculturas cicládicas. Nadie ha visto nunca ninguna cabeza de persona así ¿verdad?. 

 

 

     Incluso hay diferentes grados dentro de la abstracción total. Por ejemplo, podemos encontrarnos con una abstracción total geométrica, como la de este mosaico romano. No existe nada parecido al ejemplo inferior en la naturaleza. 

 

 

     Y podemos encontrarnos con una abstracción total del color. Y aquí sí que tendríamos que viajar a nuestro tiempo. 

 

 

     Por otra parte, incluso en obras que nadie dudaría en calificar como abstractas, encontramos muchísimas veces referencias figurativas. Pondré sólo un ejemplo entre miles posibles. La obra de Malevich Morning in the Country after Snowstorm, de 1912, aparece en muchos textos como una de las primeras obras de arte abstracto, junto a las pinturas de Kandinsky. Pero ¿no hay en este cuadro dos figuras humanas geométricas caminando de espaldas hacia unas casas?. 

 

 

     Así que según la definición inicial este lienzo no sería arte abstracto. La cuestión que se plantea entonces es ¿por qué resulta tan difícil discernir entre arte figurativo y arte abstracto cuando rasgamos un poco la superficie y nos alejamos de lo evidente?. 

 

Entradas sobre el tema:

Abstracción I

Abstracción II

Abstracción III

Abstracción IV

Abstracción V

Abstracción VI

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: