Pues a fe, señores míos ...

Abstracción IV

In Abstracción on agosto 4, 2008 at 2:38 am

     Nos dice D’Acosta que “alcanzado un determinado estadio, a caballo entre el siglo XIX y el XX, el arte rompió sus cadenas y respaldado por las circunstancias sociales, negó la realidad que le dió vida. Pueden reconorcerse tres momentos fundamentales en esta escalada hacia la abstracción: la popularización de la fotografía, que invalidó la exclusividad de la pintura como método para captar el mundo; la consumación de la expresión interior del artista como valor supremo en la obra de arte, por encima de la técnica o la ejecución; y el nihilismo pesimista que supusieron dos guerras mundiales al dejar en evidencia la razón y el entendimiento de los hombres” (Te lo dije …, p. 29). Necesitamos, aun sumariamente, definir qué vamos a entender por “arte abstracto” para llegar a potenciales acuerdos. Pero como no tenemos prisa, vamos a empezar por discrepar de Sema D’Acosta. No porque no tenga razón en la cita extractada, sino por complicar más el razonamiento utilizando un espacio del que él no disponía en un breve artículo periodístico. 

     Valgan estas notas escogidas para amamantar la duda.

  • El profesor aragonés Antonio Beltrán Martínez, fallecido hace un par de años, catedrático de la Universidad de Zaragoza y, entre otras cosas, miembro del Consejo Permanente y del Comité Ejecutivo de la Unión Internacional de Ciencias Prehistóricas y Protohistóricas de la UNESCO, así como asesor en arte rupestre de este organismo, publicó en 1989 el libro Ensayo sobre el origen y significación del arte prehistórico. En la página 103 podemos leer esta frase: “… dentro de un correcto sentido de la palabra haya esquemas, geometrismos y abstracciones ya desde el Paleolítico y continúen hasta la afirmación del arte clásico“. 
  • Francesc Vicens i Giralt, experto en arte, director de una Historia del Arte Universal en 10 volúmenes, director de la Fundación Joan Miró y autor del libro Arte abstracto y arte figurativo en 1973 (auténtico manual durante muchos años, a pesar de su pésima edición), titula uno de los capítulos de este libro: “Abstracción y figuración antes del siglo XX”, que empieza con esta frase: “La aclaración de estos conceptos fundamentales permite ver que, contra lo que parecía al principio, la abstracción en arte no es una invención del siglo XX, sino una tendencia artística que tiene su origen en la prehistoria“. 
  • El prolífico historiador y estudioso del arte de origen austriaco Sir Ernst Hans Josef Gombrich no necesita presentación. Es una de las vacas sagradas en la disciplina. En 1959 publicó Art and Illusion, y en la página 140, comentando una enciclopedia de imágenes de un autor holandés del siglo XVII (por cierto interesantísima), hace esta insospechada afirmación: “En el texto del libro leemos que es providencial que los pájaros, como todas las criaturas, se compongan de simples formas euclídeas. Podríamos ver en esta confidencia un eco del Timeo de Platón, la idea de que los cuerpos regulares son los constituyentes últimos del mundo. Por consiguiente, el esquema regular que nosotros llamamos una abstracción lo “encontraba” el artista en la naturaleza. Forma parte de las leyes de su ser“. 
  • Un último ejemplo, de menor autoridad pero muy bien explicado, se encuentra en el libro La sintaxis de la imagen, de la diseñadora americana D. A. Dondis: “Lentamente su obra evolucionó desde una técnica representativa magistral a una sugerencia laxa y tentativa de la realidad para llegar finalmente a cuadros casi totalmente abstractos, caracterizados por la presencia de las más desnudas y mínimas claves visuales de lo que estaba pintando“, p. 94. Una cita que no tendría mayor interés si no fuese porque se refiere a un pintor, Joseph Mallord William Turner (me entusiasma este tipo), que en 1835 pintaba cuadros que no se repetirían hasta casi un siglo después. 
     Así que estas breves notas nos llevan, en la historia del arte abstracto, desde casi 100 a unos 30.000 años de antigüedad antes del siglo XX. Parece evidente que la abstracción es casi tan antigua como el hombre mismo (o más si pertenece a la naturaleza). En la próxima entrada veremos ejemplos de las notas citadas. 

Entradas sobre el tema:

Abstracción I

Abstracción II

Abstracción III

Abstracción IV

Abstracción V

Abstracción VI

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: